Las probaturas de los juegos de Es Pla anticipan el espectáculo de la tarde

Las pruebas de los juegos de Es Pla han calentado esta mañana los motores de una fiesta que vive hoy su día grande. En medio de un sensacional ambiente, los jinetes que han tomado parte en los ensayos han brindado un entretenido y vistoso espectáculo a los cientos de personas que se han desplazado hasta la colársega de Ciutadella para seguir de cerca uno de los actos más familiares de las fiestas de Sant Joan. Un acto que atrae, cada año, a un mayor número de personas y que, una vez más, no ha defraudado.

Tras 'es replec' y el 'caragol' matinal de Santa Clara, los miembros de la comitiva han iniciado el descenso hasta la zona de Es Pla de Sant Joan para celebrar las pruebas de los juegos medievalñes de 's'ensortilla' i 'córrer abraçats'.

Los juegos medievales son uno de los actos más relevantes y esperados de las fiestas de Sant Joan. Estos juegos de probaturas tienen su origen en las justas y los torneos medievales. De las dos tandas previstas -la de la mañana y la de la tarde-, ésta última es la que congrega un mayor número de público. Sin embargo, los ensayos de la mañana no se quedan atrás.

Según el investigador de la fiesta, Josep Pons Lluch (Bep Padet), esta parte caballeresca de la fiesta es un añadido a la celebración religiosa.
En total, se han corrido sólo dos tandas de las tres previstas de 's'ensortilla' y una de 'córrer abraçats'.

En el juego de 's'ensortilla', el jinete debe acertar un aro (llamado ensortilla), colgado de una maroma, con un asta de madera, mientras cabalga al galope sobre su caballo. Existe la teoría de que, en sus orígenes, una dama lanzaba su anillo (sortija) en el suelo y los caballeros debían cogerlo con una lanza. El juego se repite tres veces (en los ensayos de la mañana han sido dos). Los cavallers que consiguen llevarse la ensortilla vuelven a su lugar con la punta del asta hacia abajo y reciben como compensación una cucharilla de plata. Por contra, los que no la aciertan, apuntan su lanza hacia el cielo.

En las dos tandas de esta mañana, cinco jinetes han acertado con 's'ensortilla': tres en la primera y dos en la segunda.
El juego de 'córrer abraçats' lo hacen dos cavallers emparentados (padre e hijo, hermanos...) que salen juntos al galope y deben conseguir abrazarse y besarse en la mejilla. Originariamente, en los juegos que se celebraban por parejas, los jinetes iban al encuentro, uno en cada lado de Es Pla. Sin embargo, esta práctica se suspendió en 1818 a raíz de un accidente que provocó la muerte de uno de los 'cavallers'.
Finalizados los ensayos, y tras una sola vuelta a Es Pla, la comitiva ha abandonado la colársega en dirección a la Plaça des Born.

Via menorcadiario.net

Comenta amb el teu Facebook

Santjoanweb.com utilitza 'cookies' per millorar l'experiència de navegació. Si segueixes navegant entenem que ho acceptes. Més informació.